Entradas etiquetadas con: tolerancia

Guía de supervivencia para compartir departamento

Etiquetas: , , , , ,

Cuando vivía en casa de mis padres, solía idealizar el día en que compartiría piso con personas de mi edad. En mi tierna imaginación adolescente, todo sería fiesta y diversión: mis compañeros de piso y yo seríamos grandes amigos pues iríamos al cine  y al supermercado juntos, reiríamos todo el tiempo, nos ayudaríamos con nuestros problemas y veríamos películas de terror comiendo pizza cada jueves por la noche.

Lo que nunca nunca consideré fue  quién recogería la caja de pizza vacía, en que coche iríamos al cine y cuál sería la forma más educada de decirle a Fulanita que aunque yo también lamente que su novio Rigoberto Sebastián la haya cambiado por una porrista, necesito que salga de la habitación para poder dormir. Por supuesto, tampoco imaginé que averiguar quién ensució los platos y no los lavó, es mucho más difícil de resolver que cualquier misterio de la CIA.

Tener compañeros de piso es una experiencia enriquecedora: aprendes tolerancia, primeros auxilios, técnicas de negociación para la paz, finanzas personales, ahorro de energía, psicología clínica,  habilidades detectivescas y estrategias de camuflaje (créeme: no querrás que se enteren de todo lo que haces, incluso si no tienes nada que esconder). Así que si estás a punto de embarcarque en esta aventura o ya te subiste al barco y te resulta difícil no lanzarte al mar, aquí te propongo una guía para ser un buen compañero de piso y no morir en el intento:

  • Ser equitativos. Si Gretel y Eustaquio tienen jacuzzi dentro de su habitación y cuentan con vista al Monte Olimpo, mientras que tú vives en un cuarto de 2×2 que compartes con Humpty Dumpty, puede ser que tú pagues menos renta, pero lo ideal es que el monto se divida en partes iguales. Siéntense a hablar del asunto con calculadora y cámara de video en mano (¡para que queden pruebas del acuerdo!).
  • El contrato. Asegúrate de que todos lean y firmen el contrato del departamento, donde deben especificarse renta, duración del contrato y cláusulas especiales, así como un inventario de muebles.
  • 4 reglas de oro. Si lo tiras, levántalo. Si lo ensucias, lávalo. Si lo usas, cuídalo. Si lo rompes, págalo.
  • Respetar la privacidad. Si Rosita no está, no quiere decir que puedes entrar en su habitación. Además, piénsalo: ¿realmente quieres avergiuar lo que guarda en sus cajones? No te lo recomiendo por ningún motivo. Tip: cuando salgas, deja tu cuarto cerrado con llave. Otro tip: ¡no pierdas la llave! No es que no confíes, sólo no confías de más.
  • Lavar los platos. Y si lo haces los próximos 30 minutos a partir de que terminaste de comer, mejor.
  • Lo de otros, no es tuyo. Parece obvio, pero si encuentras un billete de 500 en la entrada de tu habitación con una nota que dice “tómame”, no quiere decir que sea para ti. Recógelo y cuando veas a tus compañeros, pregunta de quién es, pero eso sí:  asegúrate de que sea verdad.
  • Ser ordenado. Tu cuarto puede ser un campo de batalla, pero siempre es bueno respetar los lugares comunes. Ok, no es “bueno”, es imprescindible.
  • El baño. Es la zona de conflicto por excelencia. Toma duchas cortas, siempre seca el piso cuando termines y levanta los cabellos que se te hayan caído.
  • No abusar de la confianza. Si Manolito tiene dos kilos de azúcar y tomas un poquito para tu té de tila, seamos honestos: no pasa nada. Pero si utilizas medio kilo para hacer un pastel, sí pasa. Más aún cuando niegas la fechoría mientras te limpias el chocolate de la boca.
  • Repartir las tareas. Sacar la basura, barrer, trapear… Lo mejor es organizarlo por turnos y escribirlo en algún lugar visible para todos (por ejemplo, en un calendario). De este modo no habrá dudas ni pretextos y el hogar permanecerá limpio y habitable. Nota: de ninguna manera se les ocurra acordar que limpiarán entre todos cuando tengan tiempo, o que cada quien limpiará en su día de descanso. Simplemente no funciona.
  • Buena comunicación. Dentro de un grupo, es vital que la comunicación fluya. Para lograrlo puedes contar con un pizarrón de recados y plumones de colores (también puedes pintar una pared de negro y usar tiza o gis) y colocarlo en un lugar visible: la sala, el comedor, la puerta de salida… Así, si a Mimí le hablan por teléfono, podrás anotar el recado y listo. Si quieres convocar a junta, también podrás anotarlo.
  • Datos básicos. Ten siempre contigo los teléfonos celulares, nombres completos y alguna referencia (teléfono de los padres, por ejemplo) de todos tus compañeros de piso. Puede llegar a ser muy útil en una emergencia… o si se te pierden las llaves y no puedes entrar a casa, por ejemplo.
  • Mascotas. Asegúrate de que tus compañeros no sean alérgicos a Napoleón, tu pez dorado. Si rescatas a un Rottweiler callejero con genes mutantes, sería bueno preguntar si alguien tiene algún inconveniente.
  • Relaciones públicas. Procura no hablar mal de tus compañeros de piso con otros compañeros de piso, para eso está tu mamá. Las paredes escuchan, ¡recuérdalo! Si tienes algo que decir, dilo de frente y de forma amable.
  • La buena educación. Nunca subestimes el poder de decir “por favor”, “gracias” y pedir prestado (pero que esto último no se vuelva una costumbre… es mejor que tengas tus propias cosas, así se trate de media servilleta).
  • Cordialidad. Tal vez las personas que viven contigo no sean tus favoritas en el mundo, pero decir “buenos días” y “buenas noches”, nunca está de más. Un amigable “hola” también funciona.
  • Discreción. Si Joselita llega a casa con Luis Miguel de Jesús, el cual no es su novio, procura no chismear al respecto con los demás habitantes de la casa. Recuerda: cada quien su vida.
  • Cero prejuicios. Todos recibimos una educación distinta. Puede ser que tus compañeros no compartan tus valores, pero esto no tiene por qué ser un problema si existe respeto y tolerancia entre ustedes.
  • Participación. Poner un dulcero en el centro de la mesa con una notita que diga: “¡Toma los que quieras! Atte. Jaimito” no es algo que estás obligado a hacer, pero siempre se agradece el detalle. El papel de baño extra también se agradece. Tip: si vas a la tienda de la esquina, pregunta si a alguien se le ofrece algo.
  • Tolerancia. Si tu roomie es violinista, por favor comprende que debe ensayar las sonatas de Mozart diariamente. Para que sean felices, lleguen a un acuerdo sobre los horarios de ensayo y recuerda que él o ella también te escuchan cantar en la regadera.
  • No exagerar. Si tu compañera de piso invita a dormir a una amiga y le permite tomar una ducha, no significa que debas cobrarle una cantidad extra por el gas. Si esto se repite todos los días, es momento de tener una junta y preguntar si tienen una nueva inquilina.
  • Caras conocidas. Si llegas con un acompañante ajeno a la casa, es importante que siempre estés presente. No se vale que “persona misteriosa” se quede a dormir y tú te vayas al otro día a trabajar sin llevártela contigo. Para tus compañeros no será agradable encontrarse con un desconocido a mitad del pasillo.
  • Intereses similares. Aunque esto no es una regla, la experiencia me ha enseñado que vivir con personas que se dedican a lo mismo que tú o tienen tu misma edad, es buena idea. Por ejemplo, si tú  ya trabajas pero vives con estudiantes, es posible que sus reuniones de los martes para escuchar metal gótico hasta las 5 am no te hagan tanta gracia, especialmente si tu despertador sonará a las seis.
  • ¡Fiesta, fiesta! Todos tenemos derecho a divertirnos. Si planeas hacer una fiesta, pregúntale a tus compañeros si están de acuerdo. Si la fiesta es improvisada, mándales un mensajito de celular antes de llegar a casa con tus quince amigos. Un simple “se armó la reunión, espero no les moleste. Yo limpio todo mañana”, será suficiente.
  • Decir adiós. Si por la razón que sea debes partir y dejar a tu(s) compañero(s) a su suerte, avísales con mínimo un mes de anticipación. De este modo, ellos podrán organizarse y encontrar a tu reemplazo.

Nadie dijo que vivir con otros era cosa fácil. Sin embargo, aunque rentar solo tiene muchas ventajas, compartir la casa o el depa no se queda atrás. Mira siempre el lado positivo:

  • Si ocurre una emergencia, es probable que alguien te ayude a resolverla.
  • Si pierdes las llaves, alguien podrá abrirte.
  • No tendrás que sacar la basura todas las semanas.
  • Si entra un ladrón, ya son dos contra uno. Si entran varios ladrones, juntos podrán gritar más fuerte.
  • Si tus compañeros de piso son extranjeros y te llevas bien con ellos, ya tienes a dónde llegar cuando viajes a Madagascar.
  • Si desapareces del mundo, es probable que tus compañeros lo noten.
  • Si se te acaba la sal, es posible que alguien te comparta si la pides antes.
  • Alguien podrá llamar a la ambulancia si tu resaca se transforma en apendicitis.
  • Escuchar ronquidos desde lo profundo de la habitación de tu compañero puede aliviar la soledad de un domingo por la tarde (pero si esto alivia tu soledad cada fin de semana, mejor sal a dar una vuelta con tu Rottweiler).
  • A veces sucede que los compañeros de piso se vuelven amigos.

¿Tienes anécdotas divertidas con tus compañeros de piso?
¿Te gustaría añadir un punto más a la guía de supervivencia?
¡Déjanos un comentario!

Tania. Equipo Respuestas

¿Te gustó este post?
¡Síguenos en Facebook!


Política, religión y futbol

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

El fin de semana pasado asistí a mi primer partido importante de soccer: el México – Chile en el Estadio Azteca, en la Ciudad de México. El lugar estaba reventar, se veía la camiseta verde por todos lados y el entusiasmo del público era contagioso; un espíritu patriótico inflamó mi pecho mientras entonábamos el himno nacional y una vez iniciado el partido, disfrutando el momento con otras 100 mil personas, pensé, cual tía cursi: “¡el deporte une a la gente!”.

Para mi desgracia, la solidaridad entre los espectadores desapareció en el segundo tiempo. En 45 minutos pasamos de ser parte de un grupo unido por la emoción y la buena vibra, a estar en medio de una masa enardecida: volaron las trompetas y, entre un mar de gente y de insultos, nos vimos obligados a huir del estadio. Más tarde, mientras limpiaba una sustancia de dudosa procedencia de mi cabello, decidí que la experiencia me había brindado una buena oportunidad para la reflexión (o para el berrinche).

¿Por qué nos comportamos como nos comportamos?

Dicen que hay tres temas a evitar en cualquier conversación, política, religión y futbol. No soy fanática de ninguna de las tres, pero después de mi debut como aficionada me quedó clarísimo que hay una razón evidente por la que son temas delicados: la pasión. Si yo, que no conozco nada de futbol, me sentí “ardida” por el desenlace del partido, no me imagino cómo se sentía el tipo de enfrente, ese que traía la bandera mexicana pintada hasta en las pestañas.

¿Es posible discutir racionalmente con un apasionado?

Yo creo que sí. De hecho, estoy convencida que la única manera de compartir nuestras pasiones es expresándolas de manera lógica y respetuosa; cuidado, que no dije aburrida. La razón por la que yo pude sentir la emoción por el futbol fue porque alguien junto a mi me estaba explicando (con toda la paciencia del mundo) lo que sucedía en la cancha; no porque había un loco gritándome a todo pulmón que su equipo era el mejor.

¡A tocar todos los temas!

No hay mejor lugar que Respuestas para comunicarnos sobre lo que más nos importa; en este sitio no nos vamos a “saltar” los temas tabú, los vamos a abordar de frente. Por eso, existen las categorías de Deportes, Política y Gobierno, y Religion y Espiritualidad, ¡para que las usen! El problema es que, especialmente en esas categorías, nos hemos encontrado con demasiadas violaciones a las normas de la comunidad, (pueden probar su conocimiento de las normas tomando nuestro test).

No quiero pensar que en Respuestas somos incapaces de sostener un debate civilizado, somos mejores que los fanáticos que avientan piedras o que los políticos que se abuchean en la cámara de diputados, por eso los invito a cambiar la situación y a usar el sitio para compartir experiencias, no para emitir juicios ni para ofender a las personas que piensan de manera diferente a la nuestra.

Las preguntas que sirven de ejemplo

A partir de la publicación de esta entrada, al  primero de junio de 2010, los invitamos mandarnos un correo a yrespuestasespanol@yahoo.com con un enlace a sus preguntas abiertas sobre política, futbol y religión. Las preguntas que demuestren un espíritu de tolerancia serán destacadas en el módulo de “Lo Mejor de Respuestas” y el usuario recibirá 20 puntos extra en su cuenta.

¡Demuestren que nuestra comunidad es un espacio respetuoso!

Equipo Yahoo! Respuestas – Cristina

¿Qué tal si todos nos llevamos mejor?

Etiquetas: , , , , ,

Hoy queremos hablar de un tema desagradable pero necesario. En la comunidad de Respuestas se producen conflictos y malentendidos tanto en el espacio público como en las comunicaciones privadas de sus miembros. Y esas tensiones afectan la experiencia de conocimiento, colaboración y amistad que debe prevalecer en el sitio.

Concretamente, nos referimos a las preguntas y respuestas que buscan ofender o denigrar las creencias, culturas y convicciones políticas (en las categorías de religión y espiritualidad y en participación ciudadana). La conducta que llamamos “troll” es un círculo vicioso que debemos romper si queremos crecer como comunidad y sacarle el mayor provecho posible a este acervo increíble de información y experiencia que hemos construido en cuatro años de vida de Yahoo! Respuestas.

Recordemos que la ofensa genera más ofensa, igual que ocurre con la violencia. En realidad, la ofensa es una forma de violencia. ¡Nada más alejado del espíritu de Respuestas!

En el afán por imponer sus ideas, muchos usuarios recurren a cuentas múltiples, sin darse cuenta que esa actitud los aleja cada vez más de la comunidad y de la confianza de Yahoo! Respuestas.

El caso de las cuentas múltiples tiene dos aristas: existen quienes las crean para ganar puntos y quienes lo hacen para causar daño. Ambas conductas son contrarias a las Normas de la Comunidad, la segunda  atenta contra el principio básico de esta comunidad: la tolerancia, la búsqueda del conocimiento y de soluciones prácticas para un sinnúmero de situaciones de nuestra vida.

Les proponemos repasar su actividad en Yahoo! Respuestas y hacerse el propósito de evitar caer en la tentación de la diatriba fácil, ya sea provocando o respondiendo a la provocación. Hay tantas preguntas y respuestas valiosas esperando que las reconozcan. Demuéstrenle su conocimiento a la comunidad.

Graziana Palazzo

Opiniones

Etiquetas: , , , , , , ,

En Respuestas nos preocupa la calidad del contenido, y también que todas las opiniones tengan un lugar. Sin embargo, a veces puedes ver preguntas o respuestas en las que no está muy clara la línea entre una opinión radical y una infracción de las normas de la comunidad, el plagio o una infracción de copyright.

Opinión radical vs. infracción

Todo el mundo tiene opiniones, y éstas son las que hacen de Respuestas un sitio vibrante y divertido. Las opiniones expresadas de una forma educada contribuyen al conocimiento útil para la comunidad, y son bienvenidas en Respuestas. Sin embargo, cualquiera que promueva el odio, la violencia o utilice insultos hacia conlectivos u otros usuarios, se está comportando de una manera beligerante y eso supone una infracción de las normas.

¿Qué se considera ofensivo?

No está bien notificar un abuso simplemente porque no estés de acuerdo con la opinión de alguien. Si ves algo que te parezca a ti ofensivo personalmente pero que realmente no incumpla las normas de la comunidad, no lo notifiques. Puede que las opiniones de otras personas contradigan la tuya, pero por favor considera si son o no una infracción. ¿Crees que contienen insultos? ¿Tienen ataques hacia otra persona? ¿Es algo obsceno o ilegal?
Recuerda que todos tenemos derecho a una opinión propia, y todos debemos cuidarnos de expresarla de forma constructiva.

Para ser responsable, notifica abusos sólo en las respuestas que infrinjan las normas de la comunidad (consúltalas haciendo clic aquí). De hecho, si notificas abusos que no infrinjan las normas, sólo porque estás en desacuerdo, perderás credibilidad en el sistema de notificación de abusos si el equipo comprueba que el contenido notificado no contenía infracciones.

¿Qué es el plagio?

La infracción de la propiedad intelectual es una infracción de las normas de Yahoo! Respuestas, pero el proceso es un poco diferente de las infracciones de las normas de la comunidad. Si crees que tu propiedad intelectual se ha visto atacada, por favor, consulta nuestra Política de derechos de autor.

¿Tienes preguntas? ¡Déjanos un comentario!

¡No más conflictos en la oficina!

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

 En tu ámbito laboral puede haber mala onda, envidia y peleas que a la larga no sólo pondrán en riesgo el éxito de tu trabajo sino que también podrían afectar tu salud: más estrés y mal humor.

Shutterstock

En Respuestas te preguntamos por las claves para mantener buenas ralaciones con tus compañeros y aquí destacamos algunas para que puedas superar toda clase de obstáculos en tu lugar de trabajo.

Si te dan el brazo no te cuelgues del codo: “La mejor forma de mantener una relación limpia en el trabajo es evitando los excesos de confianza. Eso fomenta el chusmerío, empiezan las habladurías y luego las discusiones”.

La buena energía atrae buena energía: “El universo vincular es complejo pero si optamos por relacionarnos de manera positiva, alegre, solidario, generoso y prudente, seguramente las relaciones serán óptimas. La importancia radica en el buen resultado. Llegaremos felices a nuestras labores y regresaremos sin sobrecargas ni mal humor a nuestro hogar luego de la jornada de trabajo diaria. El clima de trabajo lo hacemos cada uno de nosotros. Si estamos alegres el resultado será la alegría de todos. Si estamos enojados, tediosos y quejosos, la consecuencia será que veremos a todos en ese estado en el que nos encontramos cada uno de nosotros”.

Dar la cara y decir lo que piensas: “Lo mejor es estar pendiente de cualquier actitud de descontento y aclararlo en el menor tiempo posible con la persona en cuestión, sin despertar más polémicas en los pasillos y no prestarse a los chismes de los demás”.

Ser tolerante es aceptar que nadie es perfecto:  “No esperes que tú ni nadie sean moneditas de oro. No juegues a todo o nada. Saca el mejor partido de cada persona. No hay nadie que sea completamente bueno o malo”.

 Shutterstock

 Cara a cara:  Si discutiste con un compañero lo mejor es mantener el conflicto en privado y no hablar mal con otros colegas. Debes resolver la situación con esa persona personalmente.

Relájate, los amigos se eligen: “Se debe tener en cuenta que a la oficina se va a resolver necesidades laborales como parte de un equipo de personas diversas, no es un lugar para satisfacer los problemas personales ni para conseguir las amistades que no hemos podido cultivar en nuestra historia de vida. Pero debemos tener en cuenta que la base de una buena relación es tratar a los demas como deseamos ser tratados”.

Los de afuera no siempre son de palo: “Es bueno tomar en cuenta la opinión de los demás, aún las críticas que te puedan hacer debes de aprovecharlas para mejorar en tu desempeño laboral, y sobre todo el fomentar el trabajo en equipo”.

La oficina no es una disco: Si tienes ganas de escuchar música mientras trabajas no pongas el volumen al máximo. Colócate auriculares para no desconcentrar a tus compañeros.

Lo que siempre debes recordar es que trabajar con otras personas no significa que tengan que ser tus amigos o que deban caerte bien. Pero es importante que tengas en cuenta que la colaboración y la amabilidad ayudan a crear un ambiente cómodo y agradable que seguro elevará la productividad y te hará sentir mucho mejor.

Y tú, ¿qué formas recomiendas para acabar con los cortocircuitos en la oficina? ¡Déjanos tu comentario!