Entradas etiquetadas con: leyendas urbanas

Bulos de Internet: ¿cómo reconocerlos?

Etiquetas: , , ,

En el mundo cibernético, un bulo se describe como información falsa que pretende pasar por verdadera en forma de noticia, artículo periodístico o académico, cita, etc. En inglés se le conoce como ‘hoax’.

Los bulos tienen el objetivo de ser divulgados a través de los medios de comunicación, especialmente del Internet. Los has visto en tu bandeja de correo electrónico, foros y blogs. Aunque en apariencia son inofensivos y no siempre persiguen fines lucrativos, los bulos pueden llegar a dañar directa o indirectamente a su audiencia.

¿Quién crea un bulo? El perfil de las personas detrás de estos engaños las pinta como individuos que buscan incrementar su ego, desprestigiar a una organización o grupo social, burlarse de los demás o ganar adeptos para una determinada ideología. Aunque puede darse el caso de que alguien tiene el claro propósito de hacer una broma pero muchas personas terminan creyendo que se trata de una verdad.

Los bulos cibernéticos más famosos

  • Cebolla energética. Para los vegetarianos amantes de la tecnología, y para todos los demás, esto parecía ser increíble: con una cebolla sumergida en alguna bebida deportiva, podrías cargar un reproductor mp3. Falso.
  • Carne humana. En el 2001 se popularizó un sitio de Internet llamado ManBeef que supuestamente vendía carne humana para preparar suculentos platillos. Resultó ser una broma. Lo mismo sucedió con un sitio llamado Hufu, que vendía productos de soja con sabor humano. Los creadores de Hufu lo plantearon como un chiste, pero mucha gente lo creyó.
  • Google. Le ha gastado varias bromas a sus usuarios anunciando nuevos proyectos y productos: Google 3D, la colonización de Marte, impresión ‘ecológica’ de correo electrónico, predicción del futuro con 24 horas de anticipación, internet gratuito a través del inodoro, almacenamiento de datos digitales en un buque con aceite refrigerante, traductor en versión beta para mascotas, bebidas que incrementan la inteligencia y búsquedas telepáticas.
  • Gatitos bonsai. Supuestamente, en Japón se tenía la costumbre de encerrar mininos en pequeños frascos. ¡Jamás fue real!
  • Hombre que da a luz. Un sitio de Internet afirmaba que implantando un embrión en el abdomen de un hombre, era posible tener un bebé después de nueve meses. En realidad se trataba de la broma de un par de artistas.
  • Pie Grande y criaturas varias. Hasta la fecha, nadie ha descubierto a este peludo ser. Incluso la CNN creyó que era cierto, pero era todo lo contrario. Si alguna vez viste la foto de un perro del tamaño de un caballo, era obra de la edición fotográfica. Ningún unicornio ha sido videograbado o fotografiado todavía.
  • Trucos varios: (y todos falsos) marcar tu clave al revés en el cajero automático alertará a la policía. Desafortunadamente, esto no es verdadero.
  • Información diversa (y a veces divertida). Bush es el presidente estadounidense con el coeficiente intelectual más bajo, la autopsia de un extraterrestre, todas las cadenas de e-mail, virus que no existen,

¿Cómo reconocer los bulos?

La mayoría de las personas no saben distinguir entre una noticia auténtica y la información falsa, pero aquí hay algunos trucos para estar con los ojos bien abiertos:

  • Los bulos buscan llamar la atención, por lo que siempre apelarán a emociones sociales básicas: miedo, morbo, paranoia, compasión, empatía.
  • Si el bulo está escrito en español, no podrás reconocer en qué país lo escribieron, ya que estará escrito en el idioma estándar y carecerá de modismos.
  • Son anónimos: nadie sabe quién los escribió, no contienen fuentes ni fecha de publicación. Si acaso llegan a estar firmados, prueba con escribir el nombre en un buscador para ver si esta persona ha publicado otros artículos.
  • Los bulos suelen pedirte que los reenvíes.
  • Desconfía de la frase “según un estudio reciente” a menos que haya una prueba de tal estudio.
  • Sentido común: si algo te parece raro, intenta confirmarlo en fuentes confiables como periódicos, sitios universitarios o Yahoo! Respuestas.

Equipo Respuestas

¿Te gustó este post?
Síguenos en Facebook

Día de mala suerte: 13

Etiquetas: , , , , , , , ,

Martes y viernes 13

“Ni te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes”

El número 13 resulta el número de mal agüero para muchas sociedades, al grado de que en muchos lugares se omite esta numeración, como en aviones, hoteles, líneas de autobús, en algunos clubes deportivos no existe el jugador con dicho número, e incluso existen personas que si hay 13 personas sentadas a la mesa una de ellas se retira, voluntariamente, o no comen para evitar la mala suerte.  Pero que el día 13 del mes caiga en martes o viernes va mucho más allá. Hay quienes evitan salir de sus casas para evitar que algo malo les pueda ocurrir, o evitan hacer cualquier cosa relacionada con el número. ¿De dónde vienen?

  • Viernes 13

Existen varios mitos que le atribuyen a estos días un significado particular, por ejemplo en la cultura nórdica se veneraba a la diosa del cielo Frigg o Freyja, la cual fue condenada por misioneros cristianos como una bruja. Se decía que quienes la siguieron venerando en secreto realizaban sus rituales en viernes, por lo que los viernes pasaron a ser días malditos pues se llegó a pensar que era cuando se veneraba a las brujas. Esto añadido a la mala suerte que de por sí carga el número 13…

La cultura nórdica también ofrece otro mito, y que una leyenda marca la muerte de Balder, dios de la luz. El mito narra que a una cena entre varios dioses asistió “Loki”, quien no estaba invitado, lo cual llevó a que fueran 13 comensales. Loki, logró convencer a su hermano de lanzar muérdago a Balder, lo cual le causó la muerte (lo cual además añade el mito de que es de mala suerte que haya 13 comensales en una mesa).

Otro de los posibles orígenes de este supersticioso día tiene que ver con los Templarios. Se cree que fue un  viernes 13 de 1307 varios miembros de la Orden del Temple fueron arrestados y asesinados por el rey Felipe IV, El Hermoso.

Existe otro mito con relación al viernes trece y la religión Católica, ya que se cree que fue en un viernes 13 cuando se crucificó a Cristo (además de que en la última cena eran 13 comensales a la mesa).

También se dice que autoridades de la Iglesia Católica divulgaron la creencia de que si un mes tiene un viernes 13, entonces dicho mes debió haber comenzado un domingo, que es el día que Dios descansó luego de la creación. Si un mes comienza en un día de descanso, entonces tendrá un día especialmente aterrador, que será el viernes 13.

También existen varios mitos sobre el origen de la superstición que enmarca a los martes 13, por ejemplo: “Marte” según la mitología griega es el Dios de la guerra, por lo cual el planeta rojo (de destrucción, sangre y violencia) rige a los días martes, y esto añadido a la connotación del número 13…

Por otro lado, en la Edad Media, específicamente el martes 29 de mayo de 1453 cayó la ciudad de Constantinopla, lo que supuso un profundo trauma para las potencias cristianas. A esto se añade otra leyenda que dice que un día martes y 13 fue cuando se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

Éstas son sólo algunas de las creencias alrededor del viernes 13 y del martes 13.

Lo cierto es que ninguna de estos mitos ni de estas leyendas tiene fundamentos religiosos o científicos. Pero entre la imaginación, la unión de culturas, y el miedo a las divinidades han llevado a que el imaginario de muchas sociedades marque estas fechas como de mal agüero. Seas supersticioso o no, seguramente cuando notas que el calendario marca una de estas fechas, como hoy, te vendrán a la cabeza estas ideas, aunque no las creas o lleves a cabo. O quizá lo que más recuerdes es la película “Viernes 13” que tanto popularizó esta fecha, y por algo no olvidaremos Jason.

¿Tu crees en la mala suerte que se augura en martes y viernes 13? ¿Alguna vez te ha sucedido algo?


Leyendas urbanas

Etiquetas: , , , , , , , ,

Una leyenda urbana es un historia de un lugar, una circunstancia o un personaje común y contemporáneo. Más allá de sólo sorprendernos, también nos aleccionan de forma directa o indirecta, o nos advierten acerca de algo. Por lo general son historias populares, que de forma oral o escrita, se propagan de forma viral porque “Le pasó al amigo de un amigo”. Como parece que son cosas que le suceden a gente relativamente cercana, nos cuesta saber si creer en ellas o no, pero después hasta las contamos como propias, repitiendo “el amigo de una amiga…”.

Hablemos de algunas leyendas urbanas, de las cuales de algunas aún no hay respuestas.

Las clásicas o famosas

Alfredo Nobel (creador del premio Nobel), no asignó un premio para matemáticos porque su esposa tuvo un amorío con uno. A pesar de que a algún matemático le parezca lógico el rencor que Alfred Nobel pudiera tener, resulta que nunca estuvo casado, así que los motivos por los que no designó tal premio nada tienen que ver con la infidelidad, sino con que no tienen aplicación a corto plazo y sus teoremas no influyen directamente en la sociedad.

Las cadenas

Estas no surgieron con Internet, aunque la verdad es que sí se han acrecentado. Se denominan cadenas porque se van dando a conocer de forma exponencial, y por sobre todo tienen un efecto búmeran (seguramente has recibido un correo que ya habías visto hace más de uno o dos años).

  • Las hay religiosas, aparecen un día en tu buzón, contienen una oración e instrucciones que te piden copiar y enviarla a un cierto número de personas, de lo contrario no conseguirás lo que te propones.
  • -Las hay de amor, que tras una imagen, una presentación, o una serie de frases inspiradoras te piden contar hasta 10 o 100, elegir un número del 1 al 50, y que pidas un deseo. Hecho esto, llega la advertencia, que si no reenvías el mensaje al mismo número de personas que elegiste como favorito, tu deseo no se cumplirá.

Las infantiles

¿Alguna vez te contaron la historia del coco? ¿Te contaron la historia de Pedro, quien sin permiso salió de casa a comprar un dulce y fue atropellado? ¿Te creció la nariz al contar mentiras? ¿Te crecieron gusanos en el estómago por comer demasiados dulces? ¿Le temes o temiste a la oscuridad porque te decían que había algo ahí? Todas estas son creencias, son leyendas urbanas, que nos mantienen, cuando niños, algo más controlados, pero no por ello son ciertas.

¿Qué leyendas urbanas conoces tu? ¿Qué leyendas urbanas se conocen en tu país, ciudad, pueblo, barrio, o simplemente en tu casa?